Edad Contemporánea. El siglo XIX: de la decadencia a la expansión.

<< Volver

Almarjal

El Almarjal ha supuesto para Cartagena una fuente de problemas de primer orden, pero también ha proporcionado a sus vecinos algunos beneficios. Entre éstos, se pueden mencionar dos: la función de barrera defensiva, sobre todo cuando estaba permanentemente inundado y comunicado con el mar, y el aprovechamiento de su pesca, su caza y sus plantas (sosas, cañas, juncos, carrizos, etc.) por los vecinos y sus ganados.

Durante la Edad Media y los siglos XVI y XVII, la explotación del Almarjal es cuidadosamente regulada y vigilada por el Ayuntamiento, como bien de uso común que era. Junto a los indudables beneficios que proporcionaba esta zona pantanosa, había dos gravísimos inconvenientes: uno sanitario, como fuente de epidemias, especialmente duras en el siglo XVIII, y otro como barrera a la expansión urbanística de Cartagena. Una vez descartada la idea de solucionar a la vez el problema sanitario del Almarjal y el aterramiento del mar de Mandarache, mediante la excavación del primero para convertirlo en el puerto militar que se necesitaba, se decide construir éste en el mismo Mandarache, para lo que hay que acabar con los aportes sólidos y líquidos de la Benipila, desviándola hacia la Algameca. A partir de ese momento se podrá abordar de manera eficaz el problema del desagüe del Almarjal.

A continuación, se reparten 102 fanegas del terreno saneado en suertes de ocho, entre labradores residentes en Cartagena. Pero para solucionar definitivamente el gran obstáculo en que se había llegado a convertir el Almarjal, habrá que esperar a finales del siglo XIX, con los planes del Ensanche, y al siglo XX que verá la ejecución de dichos planes, aunque muy modificados.

Para más información puede verse:
PÉREZ ROJAS, Javier. Cartagena 1874-1936 (transformación urbana y arquitectura). Murcia: Editora Regional, 1986.

TORRES SÁNCHEZ, Rafael: Ciudad y población. El desarrollo demográfico de Cartagena durante la Edad Moderna. Cartagena : Ayuntamiento, 1998.