Estás en:  Actualidad  >  Detalle

Detalle de Actualidad

¿Qué pasaba en Cartagena hace cien años?- 13 de mayo 1919; Cartagena Irredenta.

Lunes 13 Mayo 2019  |  Visto: 196 veces



¿Qué pasaba en Cartagena hace cien años?- 13 de mayo 1919; Cartagena Irredenta.

Aun cuando tengo el convencimiento de que mi pobre imaginación no es todo lo fecunda que yo desearía para poder departir en estas lides periodísticas, no me puedo sustraer de dar a la publicidad estas líneas para hablar de Cartagena, de esta Cartagena que ha podido sor emporio de riquezas, por su naturaleza fecunda y ha quedado reducida a la nada, cual pueblo irredento que no tiene salvación posible.

Conozco esta ciudad veintitrés años y, aunque no nací en ella, le tengo tal cariño, que me lastima hondamente vez como retrocede en lugar de avanzar en la natural marcha progresiva de los pueblos.

¿Cuáles son las causas de que Cartagena, a pesar de sus múltiples medios de vida, esté tan atrasada en todo?

Nosotros también nos hemos hecho muchas veces ésta pregunta, y a pesar de nuestras observaciones, solo hemos podido encontrar una: la indolencia de sus hijos. No hemos conocido y menos intervenido, en la política local. Estamos enterados, sí, de que se ha desarrollado a la vieja usanza española, es decir, entre campañas violentas de odios, empleando y hasta arrastrando al pueblo para elevar a un personajillo lo suficiente para pactar con su enemigo y seguir haciendo la política del personal medro, más que de conveniencia de los intereses del pueblo.

Pero esto ha ocurrido en toda España y, sin embargo, no ha sido un grave obstáculo para el engrandecimiento de los pueblos. Cuenta Cartagena con un gran puerto en pleno Mediterráneo, con un subsuelo pletórico de riquezas y una cercana vega que puede ser orgullo de España, por su fertilidad y belleza. Y por si esto fuera poco, tiene además una plaza militar que, por su situación geográfica y natural defensa, es una de las más importantes de nuestro reino. Y, apelar de los medios de riqueza enumerados con que cuenta esta ciudad, que cualquiera de ellos, por sí solo, sería lo bastante para engrandecer a un pueblo, la sensación que nos da Cartagena cuando llegamos por primera vez, es de pobreza de miseria.

Sin agua, casi sin alumbrado público; sus calles mal barridas, sirviendo algunas de ellas de cloaca y muladar público: sus casas estrechas y sucias, sin que reúnan los más elementales principios de higiene: en completa libertad el comercio, sin que nadie vigile, en beneficio de la salud de sus ciudadanos, a los comerciantes de mala fe, sin medio alguno, en fin, para evitar las enfermedades ni extinguir las epidemias, tan frecuentes en estos tiempos.

¿Es que Cartagena está castigada a vivir siempre en el atraso y la miseria?

¿Será tanta la indolencia de sus hijos para no sentir el rubor en el rostro ante tal estado de cosas?

Somos por naturaleza optimista y creemos en el despertar de los pueblos. ¿Llegaremos los cartageneros a sacudir la modorra que los enerva para salir a la defensa de su patria chica? Nosotros pensamos que sí.

Un aguerrido joven, sin otras miras que la defensa de su pueblo se agita y lucha denodadamente ya. En el concejo y en su periódica hace constantemente campañas diciendo verdades que no admiten replica. Sus manos están questas sobre la herida por donde sangra tanto tiempo Cartagena.

¿Conseguirá despertar a sus conciudadanos?

El interés con que se leen sus campañas y la importancia que ha tomado su periódico, son un gran síntoma de resurrección. E. Hernández V. (Fuente, diario El Porvenir).


  Volver al listado