Estás en:  Actualidad  >  Detalle

Detalle de Actualidad

Las Epidemias de Peste en Cartagena

Viernes 20 Marzo 2020  |  Visto: 91 veces



La peste

La peste es una grave enfermedad infectocontagiosa provocada por una bacteria (Yersinia pestis), trasmitida por las pulgas procedentes de animales contagiados (sobre todo roedores como las ratas). La forma más común en la que se manifiesta la peste es la bubónica, así llamada por la inflamación de los ganglios afectados (bubones), y la más grave suele ser la variante septicémica, con sus frecuentes complicaciones neumónicas y neurológicas.

Las grandes epidemias de peste en Cartagena

La serie de epidemias catastróficas de que tenemos noticia cierta (al margen de las que se padecieron en la Antigüedad) empieza en 1348 con la Peste Negra y se prolonga durante los siglos siguientes. De los tres contagios de peste conocidos en el reino de Murcia durante el siglo XIV parece que los tres afectaron a Cartagena y, de los cuatro del siglo XV, seguro que lo hicieron los de 1412 y 1489. En los tiempos modernos, los mejor documentados, sin contar un par de amenazas graves que no llegaron a cuajar, se registraron tres ataques de la peste en el siglo XVI y dos en el XVII. La más mortífera fue la de 1648.

Frente a la peste poco podía hacer la medicina de entonces y sólo las medidas preventivas, con rigurosas cuarentenas, resultaban eficaces. Cuando, a pesar de todo, la peste hacía su aparición en la ciudad, tras algunos intentos organizados de hacer frente a la crisis (lazaretos, fosas comunes, aprovisionamiento), se producía la desbandada de la población que trataba de refugiarse en el campo o en otras ciudades; cosa harto difícil pues los fugitivos de una población apestada eran rechazados en todas partes.

Otras epidemias

Pero la peste, que desaparece de la ciudad tras el contagio de 1676, no era la única responsable de las muertes masivas que se producían en Cartagena. Hubo también epidemias de tabardillo (tifus) y brotes de tercianas (paludismo), que, aunque menos letales, eran endémicas en la comarca a causa de las aguas estancadas del Almarjal, y se irán agravando conforme avance el siglo XVIII. En el siglo XIX harán su aparición nuevas epidemias mortíferas, como la fiebre amarilla en 1804 y el cólera en 1834. La última gran epidemia padecida por Cartagena será la "gripe española" de 1918.

El rastro de las epidemias de peste en el Archivo Municipal

Son muy abundantes los testimonios documentales del paso de la peste por Cartagena y de la lucha de las autoridades locales, regionales y centrales contra ella. Las medidas más eficaces se relacionaban con el control sanitario del puerto, investigando y comunicando cualquier noticia sobre la aparición de la enfermedad en algún lugar, exigiendo patentes de sanidad a las embarcaciones procedentes de parte sospechosa y obligando a rigurosas cuarentenas a las que no pueden garantizar su salud; mientras que cuando la amenaza venía del interior, los cordones sanitarios terrestres, necesariamente discontinuos y débiles, eran fácilmente violados. También queda de manifiesto en la documentación la solidaridad de las ciudades vecinas, que avisan de cualquier noticia recibida sobre la enfermedad.


  Volver al listado