Estás en:  Actualidad  >  Detalle

Detalle de Actualidad

Efemérides, en el mes de abril de 1710 se da sepultura en la Catedral Antigua de Cartagena al Comandante Teniente General de las Galeras de Malta Francisco José Langón.

Miércoles 21 Abril 2021  |  Visto: 24 veces



La Taracea de Langón.
(c) Articulo publicado en el diario La Verdad el 13 de febrero de 2106 por Luis Miguel Pérez Adán

En la Catedral Antigua de Cartagena, desde principios del siglo XVIII, en el pavimento de su nave central estuvo colocada una valiosa joya en forma de lápida que fue conocida como la Taracea de Langón.

La taracea es una técnica artesanal aplicada al revestimiento de pavimentos, paredes, muebles, esculturas y otros objetos artísticos. En la labor se utilizan piezas cortadas de distintos materiales, que se van encajando en un soporte hasta realizar el diseño decorativo. Es un trabajo de incrustación. Entre unas piezas y otras hay un efecto de contraste, que depende del color y de la característica del material empleado.

Se tiene noticia de trabajos de taracea de la época sumeria en Mesopotamia y de la dinastía Ming en China. Se difundió por Asia Menor y más tarde los romanos la adoptaron, cuando entraron en contacto con el mundo helenístico. Los árabes introdujeron esta técnica en España, por eso taracea deriva de la palabra árabe Tar'sia, que significa incrustación.

Nuestra taracea, que mostramos en fotografías de los años cuarenta del pasado siglo, cuando todavía se encontraba sobre una de las paredes de la Catedral Antigua y en su emplazamiento actual en el Museo Arqueológico Municipal, tiene 2,35 metros de altura por 1,45 metros de ancho. Está trabajada en mármoles negros, blancos, rosados, verdes y azules. Fue realizada en la isla de Malta, pero llegado este momento debemos preguntarnos: para quién y por qué.

Nos situamos en el 24 de abril de 1710. Atardece en la bahía de Cartagena, un navío de gran porte llega a puerto, ondeando a media asta, en su mástil, la bandera negra con la Cruz de Malta al viento. En el semblante de sus tripulantes hay una enorme tristeza y congoja. Su capitán, José Langón, es desembarcado en un ataúd. Su muerte en combate, a sus 41 años, acababa con una valerosa y gloriosa carrera militar.

Su última acción fue en aguas cercanas a Cartagena. La escuadra maltesa al mando de Langón luchaba en persecución de los corsarios de Argel, cuando llegó el fatal desenlace de su muerte, a pesar de salir victorioso en el combate. Entonces, sus subordinados decidieron darle honrosa sepultura en Cartagena.

Miembro de la Orden de San Juan de Jerusalén, había nacido en Malta en el seno de una familia relacionada con esta Orden, conocida también como la de los Hermanos Hospitalarios u Orden de Malta (1530). Ésta fue fundada con fines benéficos y puramente piadosos, para convertirse luego en un cuerpo armado que adquirió gran fama por los hechos bélicos en los que participó.

En la propia taracea, se puede leer en su leyenda la historia de este gentilhombre: «Al hermano José de Langón, Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalém, cuyo reflexivo valor desde su juventud formaron las naves francesas pesó sobre las italianas. Nació en Malta. Al mando de un buque de guerra y un transporte, rompió la línea de la escuadra argelina. En presencia ya a despecho de su Rey, introdujo soldados y víveres en la invicta Orán estrechada por el apretó cerco. Nombrado General de Escuadra, incendió la Capital de Trípoli, cuando ya no pudo defenderla. Hizo recaer sobre otros la gloria alcanzada por su valor y pericia, y por último, herido mortalmente al apoderarse de la nave Capitana de Argel, sucumbió, aunque vencedor, ante el hado el día 18 de abril del 1710. Su hermano Adriano de Langón, de la misma Orden, cuidó de erigir este monumento perenne a persona tan benemérita. R.I.P».

Un capitán, en la Catedral

La prensa de la época, en concreto el periódico 'La Gaceta de Madrid', se hizo eco de esta noticia en los siguientes términos: «Avisan que en los mares de Vélez-Málaga la Escuadra de Navíos de la Religión de San Juan, encontró un Navío Argelino con 400 turcos y 46 cristianos, montado de 36 cañones, y después de recia pelea le apresaron, pero con el sentimiento de aver muerto a los primeros tiros el Comandante Teniente General Señor Langón, y dejada presa en Cartagena y enterrado a su señor, dicha Escuadra ázia el Estrecho marchó».

Como hemos señalado anteriormente, Langón fue enterrado en la Catedral Antigua y poco tiempo después su hermano le puso esta taracea, siguiendo la tradición de la Orden, en cuyo centro figuran un gran escudo de Cartagena enlazado con la Cruz de Malta. Éste está sostenido por dos tenantes de distinto sexo y con una representación del combate naval entre las naves de Malta y una escuadra musulmana.

Otra taracea exactamente igual a la de la Catedral Antigua de Cartagena se encuentra depositada en la catedral de La Valeta en la isla de Malta. Se trata de una lápida in memoriam de este noble caballero.

Curiosamente, son dos lápidas gemelas para José de Langón, que actualmente no guardan ningún resto. En algún lugar del subsuelo de la Catedral, junto a las ruinas del Teatro Romano de Cartagena, estarán los huesos de este infortunado maltés sin taracea que los cubra.


  Volver al listado

Uso de cookies: en cumplimiento de la normativa vigente, los portales de internet del Excmo. Ayuntamiento de Cartagena utilizan cookies propias con una finalidad técnica, no recabando ni cediendo datos de carácter personal sin su conocimiento. Además, utilizan cookies de terceros. Puede ver todos los detalles y usos en + Info | OK