Estás en:  Actualidad  >  Detalle

Detalle de Actualidad

¿Qué pasaba en Cartagena hace cien años?- 6 de febrero 1919; Claudicación.


Miércoles 6 Febrero 2019  |  Visto: 99 veces



¿Qué pasaba en Cartagena hace cien años?- 6 de febrero 1919; Claudicación.

Conozco un sin número de acérrimos socialistas, que, como yo, han claudicado de sus ideas e ingresado en otras sociedades donde creen obtener beneficios (y a fe que tienen razón) que no llegaron a alcanzar en aquéllas ni de beber seguido alcanzarían nunca, porque tienen que convencerse los socialistas, y sus congéneres, de que han perdido todo su prestigio y por lo tanto la acción,

Yo fui uno de los primeros en claudicar, dando lugar con mi determinación a sufrir un verdadero diluvio de diluvio, una lluvia de amenazas, y el desprecio más profundo, que darse puede de parte de mis ex correligionarios, y todos los que claudiquen están expuestos a sufrir los mismas percances; pero como decía el célebre torero “más cornees da el hambre” y esta la he sufrido yo y mi familia en dosis mucho más grande de lo regular, y la padecen muchos de los que han claudicado después que yo y muchos que están pensando en claudicar.

¿Qué ventajas reporta el socialismo? ¿Qué ventajas reportó aun en su auge, aún en todo su apogeo? Las escasas que obtuvieron, que con menos descalabros las hubieran obtenido en otro campo de acción, no compensaron nunca los quebrantos y duelos sufridos.

Los luctuosos días producidos por las huelgas en los diferentes sitios, harto conocidos de todos, no pueden tener compensación y nadie más que ellos (los socialistas,) fueron la causa primordial de aquellos infaustos sucesos por querer imponer su omnímoda voluntad lanzada en un poder, que creyeron tener, y que siempre fue ficticio.

Los socialistas más convencidos, los que han sufrido más vejaciones, los que lucharon denodadamente en pró de su ideal, están hoy persuadidos de lo inútil de su heroico sacrificio y piensan seriamente en huir, los que ya no lo han hecho, de aquellas filas donde les hicieron vislumbrar un porvenir venturoso, y los engañaron ignominiosamente.

Y hacen muy bien huyendo del Mal, puesto que cada paso en ese sentido es otro paso que acorta la distancia hacia el bien.

Así es, apreciables camaradas, que yo que estuve con vosotros y me desengañé por fortuna a tiempo, yo que sufrí cómo vosotros todo lo que hubo que sufrir con resignación, digna de mejor suerte, os aconsejo, con la sinceridad que me caracteriza, que no dejéis pasar un día más y claudicar, sin temor a nada ni a nadie.

Portmán, Febrero 1.919.

Gil Valero (Fuente; Diario “El Eco de Cartagena”)


  Volver al listado