Estás en: 



  Arsenal

Uno de los campos en los que antes se dejó sentir la voluntad reformista de Felipe V, fue en el de la marina de guerra. En 1714 se crea la Armada Real, en 1717 se emprende un ambicioso programa de reformas, en el que se incluye, a partir de 1726, la creación de tres departamentos marítimos, con sedes en Ferrol, Cádiz y Cartagena. En estas ciudades se situarán los arsenales previstos por los planes de reforma, que incluyen un astillero y numerosos edificios auxiliares y obras de defensa.

En 1728 empiezan los ingenieros sus estudios y en 1731, tras decidirse el emplazamiento, dan comienzo las obras preliminares, todo según el proyecto de Alejandro de Rez, que va sufriendo numerosas modificaciones. En 1749 se acepta por fin el proyecto del ingeniero Sebastián Feringán y comienzan por fin las obras definitivas bajo su dirección. Muerto Feringán en 1762, lo sustituye Mateo Vodopich, a cuyas órdenes se van terminando diques, astillero, tinglados, almacenes, andenes, fábricas y talleres, oficinas, etc.

Después se cierra el recinto y se construye la calle Real, acabándose completamente en 1782. En la construcción de algunos de sus elementos más importantes y novedosos tendría un papel decisivo Jorge Juan, el gran marino y científico, que trajo en secreto de Inglaterra en 1750 al constructor naval Edward Bryant y varios especialistas. Aquel año se construyó una serie de 4 jabeques, y al año siguiente se botaba el primer navío.

También asesora Jorge Juan a Feringán sobre la construcción de los avanzados diques de carenar en seco (los primeros del Mediterráneo) y, como los diques hacían agua, hubo de recurrirse a otra innovación de Jorge Juan: las ¿bombas de fuego¿, las primeras máquinas de vapor de España, que entran en funcionamiento en 1774, ahorrando el trabajo de 330 hombres cada una en la penosísima tarea de achicar el agua. Otras instalaciones como la fábrica de jarcia en la que se hacían los cables, también ideada por Jorge Juan, fueron igualmente innovadoras y alcanzaron gran prestigio dentro y fuera de España. El arsenal de Cartagena y su astillero se convirtieron en la industria más importante del Reino de Murcia y una de las más importantes de España, a la altura de las mejores de Europa en su clase.

Para más información puede verse:

PÉREZ-CRESPO MUÑOZ, María Teresa. El arsenal de Cartagena en el siglo XVIII. Madrid: Editorial Naval, 1992.