Estás en: 

Edad Moderna. El crecimiento (1500-1620).



  Esclavos

En Cartagena se consiguieron con facilidad esclavos abundantes y relativamente baratos, por lo menos desde el siglo XV al XVIII, gracias a las actividades militares y comerciales desarrolladas en su puerto. Sobre todo en el siglo XV, pero también en menor medida en los dos siguientes, menudearon las incursiones de los corsarios cartageneros en la costa norteafricana para conseguir esclavos y otras presas. También se esclavizan los corsarios musulmanes apresados en tierra o mar y los prisioneros de guerra de las rebeliones moriscas y sus familias. Desde que se consolida la presencia española en las plazas del Norte de África, éstas, y en particular Orán, se convierten en activos mercados de esclavos que abastecen regularmente a Cartagena y, a través de ella, a un amplio territorio del sureste español. La mayoría de los esclavos proceden de la misma costa norteafricana (de Berbería, como entonces se llamaba), pero los hay también negros y turcos. Con respecto a su valor económico, el esclavo era un bien caro y, en el caso de las mujeres, el valor se incrementaba por la posibilidad de producir un triple beneficio a su amo: trabajo, placer y descendencia esclava.

Para más información puede verse:
TORRES SÁNCHEZ, Rafael. La esclavitud en Cartagena en los siglos XVII y XVIII. Contrastes (Murcia) 1986, 2.